Divertidas peripecias, extravagancias. Charlando con Robert Juan-Cantavella

Leer el nombre de Trebor Escargot permite que ciertos músculos del rostro cobren vida y dibujen, tras unos efímeros nanosegundos, una incipiente sonrisa, quizá algo tonta pero siempre agradecida. Para un servidor, poco dado a reprimir esa cosa tan humana de la risa --que  un tal Mark Twain acertó en decir "es un arma verdaderamente eficaz"--, es necesario encontrar … Sigue leyendo Divertidas peripecias, extravagancias. Charlando con Robert Juan-Cantavella